por: Suze Orman, AARP The Magazine
Photo: By Bearfotos / Freepik

A medida que te acercas a la jubilación, continuar ahorrando en tu plan jubilatorio de tu trabajo o en una cuenta Roth IRA puede ser una medida inteligente. Pero lo que a menudo se pasa por alto es el increíble valor de reducir tus gastos antes de la jubilación.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín

Mientras menos gastes hoy, menos necesitarás para mantenerte mañana. Y reducir tus gastos hoy podría dejarte libre una cantidad de dinero considerable que puedes aprovechar para pagar deudas de tarjeta de crédito, acelerar los pagos de tu hipoteca y comprar una póliza de seguro de salud para largo plazo.

Estas son mis tres reglas para sacarle más provecho a tu dinero al gastar menos.

1. Vive por debajo de tus posibilidades, pero dentro de tus necesidades

¿Qué quiero decir exactamente con eso? Gasta lo que necesitas, no lo que puedes pagar. Por ejemplo, puedes necesitar un automóvil. Y es probable que necesites un préstamo para automóvil. Está bien, aunque recomiendo que nunca solicites un préstamo de automóvil por más de tres años. Supongamos que puedes pagar $500 al mes por un plazo de tres años por el automóvil que quieres, pero en vez de eso podrías gastar $300 al mes durante el mismo período para comprar un automóvil que satisfaga tus necesidades. En ese caso, compra el automóvil con un pago mensual de $300. Luego usa el automóvil el mayor tiempo posible para que durante algunos años no tengas que hacer pagos.

2. Pon a prueba tus gastos: ¿Es esto una necesidad o un deseo?

Cada vez que estés a punto de hacer una compra, pregúntate: ¿Es esto una necesidad o un deseo? ¿Qué es un deseo? Un deseo es comer en un restaurante. Una necesidad es comprar comida en el supermercado. Un deseo es una escapada a orillas de un lago durante una semana. Una necesidad es comprar medicamentos en la farmacia. Eso te da una idea. Si es un deseo, simplemente aléjate. Si es una necesidad, entonces cómprala. Prueba este método durante seis meses y te sorprenderás de lo fácil que es y la cantidad de dinero que ahorrarás.

3. Obtén tanto placer al ahorrar como al gastar

De la misma forma en que obtienes placer cuando te compras una nueva prenda de ropa, un auto nuevo o lo que sea, lo mismo debería ser cuando ahorras dinero. Es así de simple, mis amigos. Ahorrar dinero no es un acto de negarse algo a sí mismo. Es el medio por el cual puedes aumentar tu tranquilidad y traer calma a tu vida, porque no estás sobreextendido. Celebra tus ahorros.

Facebook Page Fan Comments